Con el fin de cuidar y proteger el suelo y el ambiente de Bogotá existe una política de protección del uso del suelo la cual consiste en que, antes de realizar cualquier actividad constructiva o intervención en los terrenos ubicados en el Distrito, consulten si está permitido adelantarla.

Los suelos de protección de Bogotá corresponden aproximadamente a 87.000 hectáreas, es decir, al 53 % del territorio. Por sus condiciones geográficas y ambientales, o localización en zonas de amenaza y riesgo no mitigable, estos espacios tienen restricciones para ser urbanizados, entre las zonas declaradas en alto riesgo no mitigable, áreas reservadas para la construcción de las plantas de tratamiento en la desembocadura de los ríos Fucha y Tunjuelo, y las 130 hectáreas para la expansión del actual relleno sanitario de Doña Juana son algunas de las zonas donde en Bogotá está prohibido usar el suelo.

Los ciudadanos pueden consultar esta herramienta en el siguiente enlace: https://bit.ly/3od28DN habilitado por la Secretaria de Ambiente, encontrara la clasificación y el suelo prohibido.

Tomado de: Secretaria de Ambiente

Editado por: Nickole Gomez