Esta semana la noticia del cierre inevitable de la clínica San Sebastián dejó sorprendidos a todos los girardoteños y habitantes de la región, pues el centro de salud es el único que prestaba algunos servicios especializados en toda la región, lo que quiere decir que, si cierra sus puertas el próximo 1 de mayo para la atención de usuarios, los pacientes deberán remitirse a ciudades cercanas como Bogotá e Ibagué para recibir atención médica. La razón del cierre, según la directora administrativa de la Clínica San Sebastián, Valeria Méndez, fue por el monto de dinero que deben las EPS que prestan sus servicios en las instalaciones pero que adeudan un total de 65 mil millones de pesos. Entidades de salud como Famisanar, Convida y la Sanidad de la Policía Nacional deben diferentes cantidades de dinero a la clínica dejándola en una crisis económica grave, que imposibilita el pago de los costos de operación.

El cierre de la clínica deja preocupados a todos. Pues la San Sebastián presta servicios especializados que no se encuentran en la región, y que se dejarán de prestar a partir del 1 de mayo. Está situación deja a la deriva a los pacientes que necesitan con urgencia la atención médica y que no tienen el modo de viajar a alguna capital departamental. Sumado a eso, cerca de 800 familias perderán la fuente de su sustento, pues el personal médico, administrativo y demás trabajadores quedarán desempleados.  Por esta razón, el alcalde César Fabián Villalba citó a una reunión de emergencia con la secretaria de Salud de Cundinamarca, Ana Lucía Restrepo, para estudiar la situación que podría afectar los servicios de salud en el municipio y solicitar a su vez garantías con relación a los planes de contingencia, en la reunión también participó la secretaria de salud de Girardot, Erika Lorena Ramírez; la directora administrativa de la Clínica San Sebastián, Valeria Méndez; y el gerente de la EPS Convida, Javier Orlando Fernández.

Publicidad

El comunicado por parte de la Gobernación incluía cinco puntos en los que se anuncia que: 1. El clamor del Gobierno departamental para que los organismos de control como la Superintendencia Nacional de Salud realice acciones para evitar que las EPS retengan los recursos girados del Sistema General de Participaciones; 2. La salud como derecho fundamental que se le debe garantizar a toda la población y que es deber de las EPS asegurar su prestación con una red propia o contratada; 3. A la Clínica San Sebastián como IPS privada se le llama la atención para que genere acuerdos con las EPS y encuentren fórmulas de arreglo; 4. Precisar con relación al presunto cierre de la clínica que dicha decisión se deberá informar por escrito a la entidad departamental o distrital de salud y a las entidades responsables del pago con las que tenga contrato mínimo 15 días antes de realizar el registro de la novedad de cierre en el formato de novedades, esto con el fin de que dichas entidades adopten las medidas necesarias para garantizar la prestación de los servicios de salud a los usuarios; y por último, 5. Es deber de las entidades responsables del pago garantizar la continuidad de la atención en salud a su población afiliada, llevando a cabo para esto las previsiones necesarias dentro de su red de prestadores de servicios de salud.

Tomado de Prensa Girardot