La cifra de homicidios en Cundinamarca se redujo 18% (48 casos menos) en el último mes del año, mientras que la tasa de homicidios en lo corrido de 2019 es de siete muertes violentas por cada 100 mil habitantes, ocho puntos por debajo del promedio nacional.

Estas fueron las principales conclusiones del Consejo de Seguridad Departamental, en el que se presentó el Plan Desarme para los municipios de Soacha y Girardot, propuesta encaminada a continuar mejorando los comportamientos delictuales en esos territorios.

“La estrategia, aprobada por el Consejo pretende implementar un plan de desarme, mediante la alianza del gobierno departamental, las autoridades intersectoriales de los dos municipios y los organismos de orden nacional con competencias en este campo, con el propósito de aumentar el  adecuado manejo del  conflicto  y disminuir el uso de armas y la generación de violencias”, explicó Carlos Cotrino, secretario de Gobierno departamental, a la vez que confirmó la implementación del Plan a partir de esta misma semana. Según cifras del Observatorio de Seguridad y Convivencia de Cundinamarca, en el 39% de los homicidios y el 43% de los hurtos se tiene presencia de armas blancas, razón por la cual se aplicarán nuevas estrategias pedagógicas, lúdicas y operativas con la fuerza pública para conducir a la entrega voluntaria de armas en estos territorios.

Tomado de: Sala de prensa – Gobernación de Cundinamarca