Para hacerle frente a la crisis climática actual, preservar la supervivencia de todas las formas de vida y satisfacer las necesidades básicas de las futuras generaciones, es indispensable pensar en la posibilidad de migrar hacia modelos de negocio que no solo tengan un eje económico sino también un enfoque social y ambiental.

Carolina Urrutia, secretaria de Ambiente, aseguró que “hacer conciencia de que toda actividad de producción que se realiza en la ciudad genera un impacto en el ambiente es clave, encontrar e implementar estrategias y maneras más limpias de hacerlo es el reto que nos permitirá contribuir a la protección del planeta y el mejoramiento de la calidad de vida”. Tanto la producción como el consumo sostenible hacen parte de los 17 objetivos de desarrollo sostenible propuestos en el Plan de Desarrollo Distrital 2020-2024.

Algunas de las labores de la Secretaría de Ambiente para lograr reverdecer a Bogotá consisten en realizar actividades de restauración de los ecosistemas, desarrollar iniciativas sociales para la conservación de los Cerros Orientales, conservar el uso y manejo sostenible de la biodiversidad, intervenir todas las localidades rurales del Distrito para implementar programas de producción sostenible y protección de fuentes hídricas, recuperar el río Bogotá y por supuesto, destacar y reconocer a las empresas bogotanas con iniciativas productivas sostenibles y apoyarlas.

Tomado de: Sala de prensa secretaría de ambiente