Ante el incremento de incendios forestales ocurridos en el mes de agosto en Cundinamarca, hacemos un llamado a las autoridades de los 116 municipios y a todos los habitantes del departamento, para que realicen vigilancia permanente en sus territorios e informen cualquier conato a la línea 123.

Según la Delegación Departamental de Bomberos de Cundinamarca se han presentado 92 eventos de esta naturaleza en 29 poblaciones, con afectaciones en 472 hectáreas.

Sólo el miércoles 21 de agosto, se registraron nueve en Caparrapí, Pandi, Pacho, Anapoima, Ricaurte, San Francisco y Nilo, de los cuales fueron liquidados los ocho primeros. Pero hoy jueves 22, a esta hora siguen activos el de Nilo y otros cuatro más en Nariño, Guataquí, Pasca y Tibacuy. Por ello, a través de nuestra Unidad Administrativa Especial de Gestión del Riesgo Cundinamarca (Uaegrd), extendemos una invitación para que todos los cundinamarqueses tomemos medidas encaminadas a reducir estas conflagraciones, acogiendo las siguientes recomendaciones:

Estar atentos a la información proveniente de Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam Instituto), la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) y los Consejos Departamentales y Municipales de Gestión del Riesgo de Desastres, sobre la evolución de los fenómenos asociados con la temporada seca. No realizar prácticas inadecuadas de agricultura como quemas de basura o material vegetal para generar renovación de cultivos. No dejar encendidas fogatas, cigarros, cerillos o brasas en los bosques. Evitar arrojar basura, materiales inflamables y objetos encendidos en carreteras, caminos o zonas boscosas. No dejar fragmentos de vidrio, cristales, espejos o botellas que, por la acción de los rayos solares, pudieran convertirse en una fuente de calor y puedan provocar un incendio. No efectuar fogatas, por más precauciones que se tengan pues una flama puede provocar un gran incendio. No dejar nada inflamable después de acampar. No encender fuego en el monte si las condiciones son desfavorables. No acumular basura en los predios y nunca prender fuego en los terrenos. Pedir ayuda de inmediato si el fuego se sale de control; ponerse a salvo; y dar aviso a las autoridades, a través de la línea 123 de emergencias. Mantener herramientas como machetes, azadones y bate fuegos, con los cuales se puede apoyar a las autoridades a combatir incendios forestales.

Tomado de: Sala de prensa Gobernación de Cundinamarca