Gracias al ejercicio de seguridad fiscal que venimos adelantando, fuimos elegidos por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público y el Banco Mundial, como pioneros en la “Estrategia Financiera para la Gestión del Riesgo de Desastres”, posicionándonos como el primer departamento del mundo en asegurar sus bienes muebles ante cualquier eventualidad natural que se presente.

El primer paso es el levantamiento de un inventario de los bienes que tengan un aseguramiento deficiente y una vez establecida la vulnerabilidad del territorio, aspiramos a contar con un crédito contingente cercano a los US 50 millones para la atención de cualquier desastre que se presente. La ubicación geográfica del departamento, con una cordillera en formación, hace que estemos frente a la amenaza latente de inundaciones, sismos, vendavales e incendios forestales y estructurales. Condición que, sumada a la existencia de 116 municipios y una extensión de más de 24.000 kilómetros, hace compleja la atención en caso de una emergencia.

La iniciativa, liderada por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público con el apoyo del programa de Financiamiento y Aseguramiento del Riesgo de Desastres del Banco Mundial y la Embajada de Suiza, busca reducir los posibles riesgos financieros, al promover tanto el acceso a fondos inmediatos, posterior a la ocurrencia del desastre, para atender la emergencia y la rehabilitación de manera oportuna e iniciar los programas de atención social, como para la fase de reconstrucción.

Publicidad

Junto con la de Cundinamarca, se lanzan también las estrategias territoriales de financiamiento para el riesgo de desastres del Área Metropolitana del Valle de Aburrá (AMVA) y de Bogotá D.C, reafirmando así el papel de Colombia como pionera en la materia.

Tomado de Gestión del Riesgo Cundinamarca