Después de 26 años Sopó se logró una gran inversión en el sector salud, en compañía del alcalde William Octavio Venegas, llegó el gobernador, para verificar esta obra que se construyó en un área de 700 metros cuadrados y con una inversión de $2.300 millones.

La ESE Hospital Divino Salvador es una institución de primer nivel de complejidad, en la que se han empeñado en promover los criterios de calidad y humanización en el servicio, que beneficia a más de 32.000 habitantes de la región.

“Con usted aprendí a ser mejor persona y a ser mejor servidor público, pensando siempre en el servicio a la comunidad. Hoy facturamos $1.200 millones al mes, somos un hospital ausutosuficiente y un hospital sin riesgo financiero y sin ningún tipo de deuda”, nos dice el gerente Victorino Cruz.

La nueva y bellísima unidad de urgencias cuenta con sala de reanimación, sala de yesos, sala para enfermedad respiratoria aguda, sala de procedimientos, sala de observación con 10 puestos, 3 consultorios más uno de Triage, sala de espera y sala de aislamiento.

Ampliando el portafolio de servicios para la comunidad como consulta externa, medicina del trabajo, siquiatría, odontología especializada, un grupo de apoyo a todas las especializades terapeuticas, atención institucional de paciente crónico, atención de pacientes afectados con sustancias psicoactivas, cirugía ginecológica, cirugía ortopédica, entre otros.

Este proyecto hace parte de las 9 obras de urgencia del departamento intervenidas para dar cumplimiento a la norma de habilitación por valor de $6.350 millones.

Tomado de: Sala de prensa Gobernación de Cundinamarca