Se busca por medio de un proyecto de ley liderado por Adriana Matiz, que las mujeres privadas de la libertad tengan acceso a toallas higiénicas y productos de higiene femenina.

La iniciativa expresa puntualmente que toda mujer privada de la libertad se le entregue un paquete con diez unidades de toallas higiénicas o cualquier producto especial que requieran por alguna enfermedad o encontrarse en embarazo, a su vez realizar capacitaciones anuales sobre la higiene menstrual en los centros de reclusión. Al no facilitar el acceso correcto de estos implementos de higiene se vulnera los derechos sexuales y reproductivos, la intimidad y la salud de las mujeres, se espera la aprobación de esta ley.

Tomado de: El Espectador