La provincia del Guavio tiene el plan ideal para los turistas que quieran disfrutar de extensos y verdes paisajes como el páramo de Chingaza, considerado uno de los más grandes del país y que surte en un 85% el agua que consumen los bogotanos.

Aquí el contacto con la naturaleza es una aventura posible, poder tocar con las manos un frailejón, caminar al aire libre, sentir el golpe de la fría brisa del altiplano son sensaciones que ofrece este recorrido de aproximadamente 143 kilómetros y pagando un solo peaje, entre Bogotá, La Calera, Guatavita, Guasca, Gachetá, Junín, Gama, Ubalá y Gachalá.

Estos escenarios cundinamarqueses de esparcimiento son especiales para el turismo contemplativo, por los innumerables ecosistemas y maravillas naturales que adornan la región del Guavio.

Publicidad

Fuente: Secretaria de prensa y comunicaciones de Cundinamarca