Desde octubre empiezan a llegar miles de visitantes ilustres que engalanan los humedales y cielos de la ciudad. La tingua azul es una de las especies que hace presencia en Bogotá como parte de su recorrido migratorio que se extenderá hasta abril del próximo año.

La campaña de “Recuperación y liberación de la tingua azul (Porphyrio martinica) en Bogotá”, que se viene realizando desde el año 2000, tiene como objetivo recuperar y rehabilitar todos los individuos de esta especie que suelen sufrir accidentes contra estructuras y tejados. La tingua es un animal que, debido a su alto desgaste energético, puede extraviarse y terminar en tejados, parques y, en ocasiones, sufrir depredación de otros animales. De igual manera, es capturada por inescrupulosos que buscan conservar esta especie como mascota. Durante la campaña anterior (octubre 2019 – abril de 2020), la autoridad ambiental logró recuperar 1.663 individuos de esta especie, de los cuales 1.324 fueron liberados de manera inmediata. La época migratoria incluye el último trimestre de cada año y el primero del siguiente, con picos significativos entre noviembre y enero.

Durante la época de pico la Secretaría de Ambiente recibe cerca de 400 llamadas de ciudadanos que advierten sobre la presencia de estos animales en alguna situación que puede representar algún riesgo. La tingua es un ave que en algunos casos habita humedales y zonas pantanosas. Tiene el pico de color rojo con amarillo, la frente azul clara, las alas grises -que se van volviendo azules-, y las patas largas y amarillas. Los especímenes juveniles son claritos y su lomo es café.

Tomado de: Sala de prensa Secretaría de Ambiente