Es oficial, las consecuencias del cambio climático ya repercuten en todas las regiones del mundo. Un estudio publicado en la revista Nature Climate Change comprueba que el Polo Sur, la zona más fría del planeta, lleva 30 años calentándose y lo hace a un ritmo que triplica la media mundial. La principal causa, según los investigadores, serían los fenómenos naturales probablemente intensificados por el cambio climático, como por ejemplo el cambio en los vientos oceánicos que llevan hasta el interior de la Antártida un aire más cálido y húmedo.

Los investigadores explican que la Antártida es un escenario que presenta variabilidad climática extrema, con grandes diferencias entre las costas y el interior del continente, principalmente en la zona helada del Polo Sur, donde la media anual es de – 49 ºC. Por eso, la temperatura en esta región se viene registrando de forma ininterrumpida desde 1957. Allí se encuentra instalada la Estación del Polo Sur Amundsen-Scott, controlada por expertos de Estados Unidos.

Con los datos obtenidos durante esos años, el grupo de investigadores pudo corroborar que la temperatura media del aire se mantuvo, incluso bajó, hasta 1989. Sin embargo, desde ese año no ha dejado de subir. Con un aumento de 0,61 ºCelsius por década, entre 1989 y 2018, la temperatura registrada en el Polo Sur aumentó tres veces más rápido que la media mundial. En total, en los últimos 30 años la temperatura ha subido 1,8ºCelsius y 2018 fue el año más cálido. La media térmica fue 2,4ºCelsius superior a la registrada en 40 años anteriores.

El deshielo de los casquetes de Groenlandia y la Antártida es ya la principal causa del alza del nivel del mar. Pero el futuro de las regiones costeras y de sus millones de habitantes depende sobre todo de la enorme masa de hielo que recubre la Antártida occidental.

Tomado de: Sala de prensa CAR