El gobierno departamental y los obispos que representan las diócesis con jurisdicción en Cundinamarca, decidieron de manera unánime, no realizar celebraciones en vías públicas durante la semana santa.

La semana santa del 2021, comprendida entre el Domingo de Ramos (28 de marzo) y el Domingo de resurrección (04 de abril); se vivirá de una forma diferente a los años anteriores con el fin de no bajar la guardia ante la covid-19 y preservar la salud de los cundinamarqueses.

En este sentido, el gobernador Nicolás García; el arzobispo de Bogotá, Luis José Rueda; y los obispos que representan y presiden las diócesis con jurisdicción en el departamento decidieron, no realizar celebraciones en las vías públicas ni procesiones, aunque sí se fortalecerán actividades en los templos con horarios ampliados, respetando los protocolos de bioseguridad y se promoverá la virtualidad.

El propósito durante estos días será contribuir y fortalecer la tradición, promover la espiritualidad y mejorar los índices de salud mental, que tanto bien les hace a los feligreses. 

Información de: Sala de prensa – Gobernación de Cundinamarca