Así como la alcaldesa de Bogotá Claudia López, anunció que habilitará pabellones en Corferias para atender personas contagiadas por el COVID-19, el gobernador de Cundinamarca Nicolás García, viene gestionando con EPS e IPS del departamento, la edificación de cinco puntos de referencia y más carpas.

En Bogotá se atenderán en La Samaritana, hospital de cuarto nivel, y dos clínicas privadas tomadas en alquiler. Con esto, se prevé ampliar el número de camas de cuidados intensivos de 179 a 530 en diez días y en las siguientes semanas la idea es llegar a 620.

Publicidad

También se aumentará la cobertura de cuidados intermedios de 150 a 205. Para la atención de pacientes con otras enfermedades, se ampliarán camas de 2.600 a 3.700 y habrá 200 camas para hospitalización en Corferias.

Los puntos serán: Girardot, Soacha, Sumapaz, Zipaquirá y otro lugar en el occidente. El gobernador García recalcó la labor de la Fábrica de Licores de Cundinamarca, que disminuyó su producción para hacer alcohol y gel antibacterial que es entregado a los hospitales.

Tomado de: El Tiempo.com