El evento dio lugar al acto de reconciliación organizado por la Alcaldía de Bogotá, luego de los fuertes enfrentamientos entre policías y manifestantes.

Este domingo, se dio el acto de reconciliación organizado por la Alcaldía de Bogotá con los familiares de las víctimas de los hechos de violencia que se tomaron la capital entre el jueves y el viernes de la semana pasada, la imagen que causo gran controversia fue la silla vacía con el nombre del presidente Iván Duque.

Publicidad

Según han explicado sus voceros, el presidente no se presentó porque tenía compromisos previamente adquiridos así que envió a delegados del Gobierno, la consejera presidencial para los Derechos Humanos, Nancy Patricia Gutiérrez, comisionado de Paz, y Miguel Ceballos, quien estuvo presente en el acto en representación del Presidente, dijo que habló el sábado en la noche con el secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, para explicarle que el Presidente no asistiría, aun así, la silla se mantuvo. Lo que le molestó es que, a pesar de que él ocupó la silla destinada para Duque, se puso otra silla en la que se puso el nombre de Duque “para que apareciera como vacía”

Luis Ernesto Gómez, secretario de Gobierno de Bogotá, dijo que la alcaldesa le expresó al Presidente la gravedad de lo ocurrido en la reunión que tuvieron el viernes, e insistió en que lo importante era hablar de los actos de la semana pasada por su “infinita gravedad”, y aunque no reconoció si fue un acto premeditado, dijo que la alcaldesa le insistió al presidente Duque que la reconciliación debía contar con él.

Redactado por: Nathaly Jiménez

Fuente: El Tiempo