Chía amaneció de fiesta este domingo de Pascua: con una multitudinaria procesión acompañada de bandas marciales y adornada de bombas amarillas y blancas a través de las cuales se veían los monumentos religiosos, el Municipio celebró la Resurrección de Jesús.

La procesión empezó sobre las 8:00 de la mañana, cuando llegaron al Cementerio decenas de familias para repetir -como lo harían los seguidores de Jesús hace más de dos mil años- la visita al Santo Sepulcro y percatarse de que El Señor había resucitado.
Con esa consigna, una masiva procesión atravesó el anillo vial y llevó en sus hombros el monumento de Jesús Resucitado hasta la misa campal que tenía lugar en el Parque Principal.

Publicidad

Lo que vino después fue alegría y júbilo. Cientos de católicos y seguidores de la tradición se aglomeraron en el Parque Principal para participar de lo que puede considerarse el broche de oro con el que cerró una Semana Mayor con más de un centenar de actividades y oficios religiosos: la misa campal de Resurrección. “Si Cristo no hubiera resucitado, vana sería nuestra fe”, cerró en su liturgia el padre Wilson Artunduaga, párroco de la iglesia Santa Lucía de Chía.

Tomado de. Página de Facebook Alcaldía de Chía