Según los estudios que adelanta ENEL-CODENSA, con esta nueva obra se espera beneficiar a más de 160.000 personas de manera directa, así como apalancar el Plan de Desarrollo y proyectos de movilidad eléctrica como el Regiotram de Occidente.

La nueva obra de infraestructura será indispensable para el crecimiento de la Provincia de Sabana Occidente según los estudios que adelanta Enel-Codensa; los cuales, además, arrojan que la subestación estaría ubicada en la carrera 9 con calle 9, sector serrezuelita.

La subestación, tendrá una inversión de más de $20.000 millones y contará con la más alta tecnología, su principal objetivo es atender la creciente demanda que se está requiriendo para los proyectos actuales y futuros de infraestructura, urbanismo y vivienda, que se están desarrollando en la Provincia de Sabana Occidente, en especial en los municipios de Funza, Mosquera y Madrid.

“Occidente hace parte del robusto plan de expansión de subestaciones y proyectos de alta tensión que Enel-Codensa se encuentra desarrollando en toda su área de operación, con el objetivo de fortalecer su infraestructura eléctrica en Bogotá y Cundinamarca. Las nuevas subestaciones mejoran la calidad del servicio, pues aumentan la cantidad de circuitos de media tensión, reconfiguran los existentes, distribuyen los clientes, y minimizan las fallas”, explicó Luis Alejandro Rincón, Subgerente de Enel-Codensa.

De igual manera, apalancará el Plan Municipal de Desarrollo, así como proyectos de movilidad eléctrica masiva de gran importancia regional como el Regiotram de Occidente. Actualmente, la demanda de la zona es atendida por las subestaciones Noroeste y Mosquera. No obstante, estas no cuentan con espacio de expansión. De ahí, la necesidad de construir una nueva subestación.

La Subestación Occidente tendrá una capacidad instalada inicial de 80 millones de voltamperios (MVA), con posibilidad de un transformador adicional a futuro de 40 MVA. También tendrá 18 circuitos de media tensión nuevos, y equipos y tecnología de soporte, monitoreo, seguridad y protección. Gracias a su tecnología, todos los procesos serán completamente automatizados y telecontrolados, lo que significa que su operación tenga una mejor respuesta en momentos de contingencia.

Actualmente la subestación se encuentra en el desarrollo del Estudio de Impacto Ambiental (EIA), un instrumento básico para la toma de decisiones en proyectos, obras o actividades que requieran Licencia Ambiental. Se elabora para conocer las condiciones actuales y la caracterización del área de influencia del proyecto (zona donde se llevará a cabo), para establecer los posibles impactos que se puedan generar, y cómo se dará un adecuado manejo para su prevención, mitigación, corrección y/o compensación.

Información de: Sala de prensa ENEL – CODENSA