A las 8 de la mañana, muy puntuales, se reúnen ocho profesionales de la Dirección Regional Bogotá La Calera y la Dirección de Gestión del Ordenamiento Ambiental y Territorial DGOAT de la CAR, para desarrollar un operativo de control y seguimiento a los Cerros Orientales de Bogotá.

Para la autoridad ambiental es prioridad, como administrador de la reserva forestal protectora Bosque Oriental de Bogotá, vigilar y propender que se cumpla el Plan de Manejo Ambiental -PMA, que consigna, entre otros, las actividades prohibidas, condicionadas y permitidas que garantizan su conservación, por ello, cada semana se recorren los cerros.

Las limpias aguas, maravillosos paisajes, montañas, fauna y demás bellezas naturales que hacen parte de los Cerros Orientales, abarcan un área de 13.142 hectáreas, de las cuales el 57,5% está destinado para preservación, el 35,63% para restauración, el 3,19% para recuperación ambiental, el 3,42% para uso sostenible y tan solo el 0,69 para uso público.

Sin importar el clima, armados con carné, GPS y ganas de hacer bien su trabajo, sumado al acompañamiento de la Policía Nacional, indispensable para el buen desarrollo del operativo, se dividen los predios para avanzar en la identificación de ocupaciones. Esta vez, se identificarán 26 predios en el sector San Isidro I y II de la localidad de Usaquén, para confirmar si existen afectaciones ambientales y de ser así, sus posibles responsables.

Luego de cuatro horas de trabajo predio a predio, con saludos perrunos unos más amables que otros, y explicando a sus habitantes y propietarios el fin de la visita, se revisa y se establece en campo si existen o no afectaciones. Esta vez, el resultado del operativo son algunas evidentes afectaciones como vertimientos, ocupación de cauce y actividades comerciales que perjudican el ecosistema. Ya en la oficina, el trabajo de los técnicos consiste en confirmar dichos daños ambientales, respecto a la ubicación exacta del predio, la zonificación y los diferentes usos de suelo.

“La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca ejerce autoridad ambiental en los cerros orientales, sin embargo, es responsabilidad de todos cuidar el ecosistema y respetar los usos que se puedan dar”, dijo Laura Duque, directora regional Bogotá – La Calera de la CAR.

Gran parte de la comunidad es receptiva a los operativos y entienden que es por el bien de ellos y del ecosistema, tanto así que más de 300 personas han aclarado dudas acerca de la ubicación de su predio, y recibieron por parte de la CAR acompañamiento en el proceso de ubicación y normalización para que vivan en armonía con el ecosistema, teniendo claras además las actividades que pueden realizar.

La Autoridad Ambiental continuará al tanto de la situación en los cerros orientales, para proceder conforme a la ley y las funciones otorgadas, con el fin de velar por la conservación de los recursos naturales de esta zona de gran importancia ambiental, reiterando que su competencia se ajusta a las afectaciones ambientales bajo los preceptos de la Ley 1333 de 2009.

Tomado de: Sala de prensa CAR