La Fundación Gilberto Alzate Avendaño (FUGA), se unió con los creadores de ‘El beso de los invisibles’, Vértigo Graffiti, con el propósito de recuperar el mural inspirado en la captura fotoperiodista de Héctor Zamora, a una pareja habitantes de calle, quienes se besaban sin ninguna preocupación en la zona del antiguo Bronx.

Dentro de la recuperación del mural de casi 10 pisos de alto y símbolo del centro de Bogotá, cuenta con la participación de los artistas Santiago Castro (Word) y Ricardo Vásquez (Yurika), integrantes del grupo Vértigo Graffiti.

Publicidad

Para la recuperación del mural inició con una limpieza en general del muro y con la aplicación de una capa protectora; actualmente continúan con el trabajo de recuperación.

En el símbolo de Bogotá, se usaron cerca de 150 spray de pintura y 30 galones de pintura, con los cuales se cubrió un área de más de 300 metros cuadrados.

El mural denominado ‘El beso de los invisibles’, es un símbolo del arte en el centro de la ciudad y uno de los primeros murales de gran formato realizado y es renovado por la FUGA y Vértigo Graffiti, un regalo que hace parte del cumpleaños 483 de Bogotá.

Margarita Díaz, directora general de la FUGA, aclaró que, “Darle un segundo aire, precisamente en estos tiempos, es un acto de amor, de respeto y de reconciliación con nuestra humanidad, nuestras historias y nuestra diversidad. Queremos regalarle a Bogotá este símbolo renovado para seguir transformando la ciudad. Estamos convencidos de que siempre valdrá la pena revivir un beso”.

Cabe resaltar que, en el año 2013, el equipo de Vértigo Graffiti trasformo la entrada del centro de Bogotá, con un mural de 10 pisos de alto y 20 metros de ancho, dejando una imagen plasmada de una pareja que se convirtió en símbolo de la ciudad.

“La idea de la intervención es revivir un símbolo de amor en la ciudad”, resaltó Santiago Castro, quien conformó el grupo original de 2013.

Información tomada de: Alcaldía de Bogotá