En el marco de la pandemia por el COVID-19, alcaldes municipales de Funza, Mosquera, Madrid y Facatativá, decidieron hacer pago de los servicios de agua, aseo y alcantarillado en estratos 1,2 y 3; para así poder ayudar a toda la población. Sin embargo, el alarmante incremento del servicio de luz ha generado gran controversia en todos los ciudadanos, no solo de estos municipios, sino del país.

Luego de varias quejas interpuestas por los funzanos, el alcalde Daniel Bernal, se pronunció al respecto para aclarar toda la situación y afirmó que la empresa Enel Codensa, no es una empresa pública ni sobre la cual la administración municipal tenga jurisdicción. Al ser una empresa privada cuenta con sus propias normas e impide la potestad de agentes externos.

No obstante, el mandatario presentó una queja directa a la empresa Enel Codensa debido al incremento en el servicio de la luz tanto para el mes de marzo como abril. Dentro del documento aclaró que hubo un aumento de 27,9 pesos en el precio de la unidad del Kilovaltio (unidad de medida de la luz).

En seguida de radicar y publicar dicho documento, alcaldes como Andrés Tocar de Madrid, Gian Carlo Gerometta de Mosquera, Guillermo Aldana de Facatativá y la alcaldesa Indira Ramos de Zipacón; manifestaron total apoyo a esta queja y se unieron a la petición del congelamiento de los precios del kilovatio/hora, ante el momento de crisis que vive el país por la pandemia COVID-19.

Los mandatarios son conscientes del incremento que puede existir ya que las familias pasan mayor tiempo en sus hogares consumiendo energía debido a la pandemia, pero esperan ayuda por parte de Enel Codensa para mitigar altos cobros en medio de esta crisis económica y social por la que pasa el país.