En convenio con la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), la Unidad de Restitución de Tierras (URT) inició la caracterización de afectaciones territoriales, conforme el Decreto Ley 4633 de 2011, en beneficio del territorio indígena Arará, Bacatí, Carurú y Lagos de Jamaicurú, ubicado en jurisdicción de los municipios de Carurú y Miraflores, departamentos de Vaupés y Guaviare, respectivamente.

Este proceso, que durará aproximadamente 6 meses, inició con la solicitud de inscripción en el Sistema de Registro de Tierras Despojadas y Abandonadas Forzosamente, realizada por las autoridades indígenas del resguardo, quienes informaron a la URT la necesidad de valorar el impacto socio-cultural del desarrollo del conflicto armado, afectaciones registradas y vulneración de sus derechos territoriales.

El director de la URT en Cundinamarca y Boyacá, Fabián Oyaga, aseguró que “esta caracterización de afectaciones territoriales es la primera que se realiza en la Amazonia sur oriental. Es de vital importancia porque estamos hablando de una zona de especial protección ambiental y étnica, como lo es el departamento del Vaupés, distinguido también por ser un territorio con una suma de hechos victimizantes que afectaron a las comunidades indígenas y campesinas que han habitado ese territorio pero que, a través de procesos como el de restitución de derechos territoriales, se busca visibilizar y reparar estos hechos”.

Esta caracterización beneficiará a comunidades indígenas configuradas poblacionalmente por 15 pueblos amazónicos: Cubeo, Tucano, Desano, Tuyuca, Tatuyo, Wanano, Carapano, Piratapuyo, Tariano, Makuna, Siriano, Makú, Jiw, Yurutí y Bará.

Fuente: Prensa y comunicaciones – Unidad Restitución de Tierras