Una inversión de más de $33.000 millones en programas para niños, niñas y adolescentes, personas con discapacidad mental y adulto mayor -de los cuales el departamento de Cundinamarca asignó $11.300 millones- fue el balance de la Beneficencia de Cundinamarca en el 2017 en atención a los cundinamarqueses.

La inversión en programas para niños y niñas fue de $5.000 millones, particularmente en dos centros de protección, uno de ellos ubicado en el municipio de Pacho y el otro en Fusagasugá.

Estos programas y servicios se vienen habilitando con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y se convierten en uno de los grandes logros de la Beneficencia este año, lo que se traduce en un ahorro potencial al departamento cercano a los $8.000 millones, pues se obtuvieron licencias de funcionamiento a través de operadores y se trabajó con contratos seleccionados a través de licitación pública.

Publicidad

En el tema de discapacidad mental se pusieron al servicio dos centros de discapacidad y se atendieron 1.300 personas, con una inversión cercana a los $18.000 millones. La gestión adelantada por la Beneficencia de Cundinamarca incluyó también la puesta al servicio de cinco centros de atención al adulto mayor, con una inversión de $10.000 millones, lo que permitirá aumentar los cupos para 2018.

Fuente: Secretaria de prensa y comunicaciones de Cundinamarca