El confinamiento por el coronavirus ha tenido efectos “históricos” en las estadísticas y el medioambiente tras un desplome en marzo del consumo de combustibles como las gasolinas, y un efecto inmediato en la calidad del aire. Así se desprende de un análisis del Observatorio de la Sostenibilidad (OS), titulado “Efectos de la COVID-19 en el consumo de productos petrolíferos”, al que ha tenido acceso Efe, y que ha sido elaborado a partir de los últimos datos avanzados por la corporación CORES tutelada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, correspondientes al mes de marzo, y que incluyen por tanto los de las dos primeras semanas de confinamiento. Esto se ha traducido en una disminución de la contaminación en las ciudades por un menor uso de combustibles fósiles asociados al transporte, y ha propiciado “una mejora muy considerable” del aire en cuanto a niveles de NOx, con “un impacto positivo en la salud de las personas”, aunque, por el momento, de forma “puntual”, mientras no se adopten medidas estructurales para mantener la reducción de las emisiones contaminantes, ha añadido. Es muy complicado cuantificar, en estos momentos, el posible impacto sobre las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a causa de la drástica caída del consumo de productos petrolíferos, tanto en energía como en transporte, ha precisado el responsable de este laboratorio de ideas sobre sostenibilidad.
Tomado de: Diario El Espectador