La estrategia de pago por servicios ambientales BanCO2 está dirigida a personas o familias cuyo sustento va ligado a la conservación de los bosques, buscando con esto promover la conservación de los ecosistemas estratégicos (bosques naturales, páramos, entre otros) y el mejoramiento de la calidad de vida de las familias campesinas de nuestra región, a través del pago realizado por empresas (públicas y privadas) o personas que voluntariamente aportan dineros a un fondo de conservación, reconociendo y valorando los servicios ambientales presentes en dichos ecosistemas, que la CAR viene implementando en su jurisdicción.

En la vereda El Verjón Alto de la localidad de Chapinero, en Bogotá, se encuentra ubicada la finca El Tagual, propiedad de Carlos Moreno Garzón, quien se convirtió en el primer beneficiario de estrategia en la reserva forestal protectora Bosque Oriental.

Desde este año, la finca que abarca más de 36 hectáreas, dispone para su estricta conservación un total de 17,11 hectáreas de bosque alto andino transición páramo, donde incluso hay presencia de nacimientos de agua. Don Carlos, hace parte de las 96 familias vinculadas, mediante esta modalidad en el territorio CAR.

“Me parece magnífico porque hay alguna indemnización por lo que uno ‘deja quieto’. Siempre he cuidado el medio ambiente, yo cumplo y he cumplido conservando, no tocando el monte nativo. Me siento aliviado porque es una ayuda que sirve para pagar el predial”, afirma don Carlos, quien conoció la estrategia durante una Jornada de Atención Comunitaria liderada por la Dirección Regional Bogotá La Calera de la CAR en la escuela Verjón Alto.

Para don Carlos lo importante sería lograr bajar la tarifa del impuesto predial, ya que la actual es muy alta, y por ello adelantan gestiones para lograr disminuir la tarifa y que sea la misma siempre “así como la reserva siempre está”, señala. A la fecha, ha recibido tres pagos (cada uno mensual) por sus acciones de conservación.

BanCO2 – CAR en su desarrollo e implementación ha vinculado a 96 familias campesinas con acuerdos de conservación suscritos, que protegen un área de 1.313 hectáreas del territorio. Como don Carlos, es importante que las familias localizadas en los cerros orientales también postulen sus predios a estas alternativas de conservación, para garantizar la protección de estas áreas y garantizar la prestación de los servicios ambientales que nos ofrece este valioso ecosistema.

“Esta es una gran noticia para la protección de los Cerros Orientales, con los aportes de empresas y ciudadanos incentivamos la conservación en estas zonas de gran importancia ambiental. Esperamos que aumente el número de habitantes de los cerros que se unen a esta estrategia que los beneficia y que ayuda a conservar este ecosistema”, afirmó Laura María Duque Romero, directora regional Bogotá La Calera.

Tomado de: Sala de prensa CAR