Este principio activo es utilizado para tratar gastritis, acidez e indigestiones y tiene un alto riesgo en desarrollo de cáncer.

Esta medida implementada por el instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos “Invima”  prohíbe la comercialización de todos las pastillas orales que contengan Ranitidina por ahora no aplica para las dosis inyectables ya que hacen parte de tratamientos y terapias.

Esta decisión se toma ya que este compuesto activo tiene riesgo de presencia de niveles inaceptables de la nitrosamina, nitrosodimetilamina “NDMA” y este esta clasificado como un probable carcinógeno en humanos con base en estudios en animales lo cual favorece el desarrollo de cáncer de estómago y de faringe.

Aunque aún no hay evidencias en pacientes consumidores de este medicamento, esta medida se toma  como prevención por el alto riesgo, así mismo el Invima recomienda a quienes han sido usuarios de este medicamento asistir a su médico para  “considerar el uso de otros productos de venta libre aprobados para esas indicaciones”, y si ha presentado algún evento adverso que pueda estar asociado con este consumo sea reportado inmediatamente a través de la página web.

Redactado por: Nathaly Jiménez

Fuente: Semana