Esta semana comenzó a circular en Guaviare un panfleto que invita a los campesinos a talar la selva amazónica, y que declara “objetivo militar ” a cooperación internacional e institutos de investigación científica del Estado. El 10 de abril algunas copias de panfletos firmados por las FARC aparecieron en casas y caminos de poblados del departamento de Guaviare. En la carta, fechada al 10 de abril y firmada por la Unidad Jhon Linares del Frente Comandante Jorge Briceño, en donde pautan las “normas ambientales” para su área de influencia, y declaran objetivo militar a cooperación internacional e institutos de investigación científica y conservación del estado, y a las personas de la región que participen de estos proyectos.

De acuerdo con el comunicado, publicado en medio de la cuarentena nacional por cuenta del coronavirus, no se admitirá en las áreas de influencia a ningún proyecto de la OEA, de USAID, Misión Amazonía (queriendo decir “Visión Amazonía”), el Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas (SINCHI), la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Norte y el Oriente Amazónico (CDA), Corpoamazonia y Parques Nacionales. El panfleto declara como objetivo militar a estas organizaciones y llama a la comunidad a no hacer parte de estos proyectos, anunciando consecuencias graves para quienes lo hagan.

Según dijo el director de Visión Amazonía, José Yunis, a este diario el año pasado, esa organización funciona con el desembolso de US$85 millones (más o menos $242.850 millones), entre 2016 y 2021, que corresponden al pago por emisiones reducidas entre 2013 y 2016. Se han planificado US$60 millones ($173.690 millones), pero de eso tenemos disponibles para ejecución US$44 millones ($127.552 millones), y hemos ejecutado el 29 %. Una cifra de inversión nada despreciable, que está invertida en proyectos de conservación, productivos y de ordenanza forestal en los seis departamentos amazónicos.

Tomado de: Diario El Espectador