Otra medida que se implementó en Bogotá además del pico y cédula, es la prohibición de la fabricación y uso de pólvora que principalmente afecta a los niños y niñas, y, además, presiona mucho más al sistema de salud que ahora tiene una carga muy grande por la situación que se vive con el COVID-19.