El pasado jueves sucedió algo inusual en la Universidad de Antioquia (Udea). En el Campus Central, en Medellín, fue vista una mono tití cargando a dos nuevas crías: un par de mellizos que no estaban en los registros de los profesores de la institución.  Se trata, como comenta en un comunicado Iván Darío Soto Calderón, profesor del Instituto de Biología, de dos titíes grises que apenas pueden abrir los ojos y aún están muy aferrados a su madre.

“Es un logro muy grande, el mejor indicador de rehabilitación de las especies en cautiverio es el nacimiento. Aunque para los humanos no es muy habitual, en los titíes es relativamente común un parto de dos crías, ahora bien, habrá que hacer un monitoreo para saber cómo van desarrollándose, sobre todo en estas primeras etapas de la vida que son delicadas”, aseguró Soto.

De acuerdo con el investigador, con este nuevo nacimiento el grupo de monos titíes ya es de seis miembros. De hecho, en otras oportunidades se habían presentado nacimientos en el campus de la Udea. “Tenemos a las dos crías que nacieron el año pasado y que ya son semi-adultas, una muy activa como cualquier adolescente y la otra más retraída y distante. Los otros dos adultos están en muy buena condición”, aseguró Soto.

Los primeros monos llegaron al lugar en 2018 debido a un convenio con el Área Metropolitana del Valle de Aburrá. Hoy gracias al proyecto La conservación del tití gris, un reto de ciudad han podido permanecer en el campus, adaptándose a un ambiente urbano, pero, como lo dice la Udea, el propósito es que la especie pueda mantenerse por sí sola, sin ninguna intervención de los humanos.

Tomado de: Diario El Espectador