Ráquira de mil colores, lleno de encanto y artesanías en cada rincón, municipio de tradición alfarera que se convierte en el paso obligado para visitantes que recorren el occidente del departamento de Boyacá. Allí entre vasijas, materas, imágenes, formas, tamaños y colores, se puede reconocer que la arcilla se trabaja en la región desde antes de la llegada de los españoles y desde ese momento ha sido el centro de la economía, al punto que actualmente es exportada a varias partes de Estados Unidos y de Europa.

La alfarería es una tradición ancestral la cual se mantiene por siglos y hace parte de la herencia familiar. Cerca del 70% de la población de Ráquira vive directamente de la artesanía y cerca del 10% está vinculada de forma indirecta a esta actividad, que es forjada lenta y rigurosamente con la creatividad y las manos de cientos de alfareros que le dan vida a la arcilla, un material de la tierra casi plástica que se endurece al cocinarla.

Publicidad

Con mucha paciencia la comunidad artesana de Ráquira, se dedica a darle vida a millones de elementos que anualmente se producen en esta zona que hace parte del territorio CAR, “Tener una vasija de arcilla no es fácil, el proceso es muy largo”, así lo resalta José Alfredo Mendieta Mendieta presidente de la Asociación de Alfareros de Ráquira – ASOALFRA, porque el proceso es complejo, incluye varias etapas que van desde la recolección de la arcilla, la preparación, moldeo, sacar la impurezas, establecer cual técnica que fabricación de artesanías se va a utilizar para dar el respectivo manejo, moldear, cocinar, secar y dar los acabados finales.

La artesanía en Ráquira, debido al tipo de hornos que se utilizan, es la principal causante los niveles de contaminación en el aire en esta población, por eso desde hace dos años y medio, nació ASOALFRA con el propósito de transformar la problemática ambiental, y así mejorar los procesos de cocción y mitigar los impactos al ambiente.

Hoy, de las 311 fábricas que existen en esta población, en la Asociación hay 225 organizaciones que son movidas con carbón, las cuales generan contaminación por material particulado y quienes vienen trabajando en aunar esfuerzos entre las entidades para reducir de forma considerable los niveles de contaminación en el aire.

“Las que no están en la Asociación son industrias movidas por gas natural, además de otros mecanismos como aire asistido; en algún momento se usó la energía eléctrica y gas propano, se han realizado pruebas con varias tecnologías y todos estamos trabajando para conseguir que nuestra tradición mejores los procesos y contribuir a la conservación del ambiente”; indicó Mendieta Mendita.

Los alfareros de Ráquira, además de elaborar artesanías por medio de varias técnicas como rollo, colado, torno de levante, torno, pues la arcilla al ser un material flexible y donde la creatividad da origen a una artesanía; también están comprometidos con la protección ambiental como parte de su responsabilidad con los recursos naturales.

Tomado de Prensa CAR