Esta semana hemos observado cómo en varios municipios de Cundinamarca, como Funza y Mosquera, eliminaron las restricciones que se venían manejando como pico y cédula y toque de queda; a ellos se sumó el municipio de Tabio el pasado miércoles, levantando las mismas medidas y prohibiendo el expendio y consumo de licor en establecimientos abiertos al público y en el espacio público.