La transformación digital, como icono de la cuarta revolución industrial, conocida por el auge de las máquinas automáticas conectadas al internet de las cosas, ha sido el gran aliado del software para implantar una realidad en los distintos sectores de la economía; proponiendo un nuevo orden y forma de funcionar; reduciendo costos, facilitando la toma de decisiones, generando eficiencias, y teniendo un impacto positivo en el entorno, entre otras capacidades. En este sentido, mucho se ha hablado sobre el uso de nuevas tecnologías y su efecto en la rentabilidad y operatividad de diferentes sistemas, pero poco se ha profundizado acerca de su efecto en la sostenibilidad ambiental del sector energético y Oil & Gas, un escenario en el que la transformación digital se ha consolidado como un eje de cambio.

Hace unos años, antes del auge de la digitalización, los incidentes en plataformas offshore o campos petroleros eran mucho más comunes y de difícil manejo, generando daños ambientales de gran escala. No obstante, hoy, gracias a la tecnología como gran aliado, se pueden generar infraestructuras para prevenir o disminuir accidentes que pongan en riesgos ecosistemas y contribuyan a la sostenibilidad.

Light bulbs with glowing one. technology and energy concept with light bulbs.

Minsait, como compañía de Indra, líder en la provisión de soluciones tecnológicas para el sector energético, ha realizado una contundente apuesta por comprender las necesidades del mercado y diseñar sistemas a medida que no solo generen eficiencias, sino que además den mayor confiabilidad, contribuyan a la prevención de desastres y accidentes, y generen mejores resultados en pro de la preservación ecológica. Este uso tecnológico en el sector se ha concretado en soluciones de diferente tipo que apuntan a necesidades tales como: seguridad ambiental 4.0; digitalización de la vigilancia medioambiental, minimización de los tiempos de respuesta ante incidentes no deseados y reducción de los riesgos de las operaciones, así como la sensorización avanzada para la alerta temprana de incidentes y toma de medidas preventivas en campos petroleros y plantas.

A su vez, la implementación de sistemas de monitorización en tiempo real a través de la ejecución de infraestructuras inteligentes dotadas de sensores de última generación permite obtener información crítica en vivo, y optimizar la toma decisiones en las operaciones in situ para evitar la posibilidad de que sucedan accidentes como: desprendimientos de material, roturas de tubos, o derramamiento de petróleo y gas, entre otros incidentes que podrían generar contaminación ambiental.

Tomado de: Noticias día a día