La Alcaldía de Bogotá, a través de la Unidad de Mantenimiento Vial – UMV, inició una prueba piloto con micropavimentos pigmentados en el mantenimiento de la ciclorruta del costado oriental de la Avenida Carrera 19 con Calle 131, con el fin de evaluar su comportamiento en temas de durabilidad, proceso constructivo e impacto en la seguridad vial. Este ejercicio hace parte del compromiso de la alcaldesa Claudia López, para incentivar más el uso de la bicicleta teniendo ciclorrutas renovadas, con mejor visualización y que disminuyan el riesgo de accidentalidad.

El micropavimento es una mezcla de gravilla, arena, cemento, agua, emulsión y aditivo, que permite fijar a la superficie una capa asfáltica altamente resistente al desgaste, y que facilita el mantenimiento preventivo. La intervención con este material proporciona una estructura antideslizante y de color que no permite el paso del agua y genera seguridad para el ciclista.

Este tipo de mantenimiento se ha realizado en las vías de la ciudad de Medellín, municipios como Maicao y La Mesa de los Santos, en las carreteras de San Juan del César, la vía Sogamoso – Yopal y en el aeropuerto Palonegro de Bucaramanga, y se ha podido determinar que rejuvenece la superficie pavimentada, genera ahorros al evitar el deterioro progresivo de la vía y protege las capas inferiores de la entrada del agua con lo que se logra aumentar su vida útil.

Este plan piloto que iniciará en 3 segmentos de 30 metros de longitud cada uno, y tendrá una evaluación y un estudio riguroso durante 6 meses para establecer si los micropavimentos pigmentados de color rojo, verde y negro tienen buena durabilidad, mejoran la percepción visual del espacio por parte de los peatones evitando que invadan estos espacios, aumentan la visibilidad nocturna y si pueden ser utilizados para el mantenimiento de la cicloinfraestructura de la ciudad.

Tomado de: Alcaldía Mayor de Bogotá