Con este proyecto, plazas como la Santa María en Bogotá no podrían destinarse para la fiesta brava.

En la Cámara de Representantes fue presentada una iniciativa que, busca prohibir que se usen bienes de carácter público para la realización de prácticas taurinas, lo cual implica que plazas tan icónicas y representativas en el mundo taurino como la Santa María en Bogotá, Cañaveralejo en Cali o la Monumental de Manizales no puedan destinarse para este tipo de espectáculos dada su naturaleza pública o de interés cultural.

Publicidad

El proyecto no busca determinar ni solucionar si los derechos de los animales se están violando; busca prohibir la utilización de recursos públicos para desincentivar la actividad ya que en diferentes escenarios al espectáculo taurino se considera una práctica cultural y es reconocido como tal, desde una perspectiva es una fiesta y, desde otra, es un acto de barbarie.

Así las cosas, a menos que los taurinos levanten con sus propios recursos una plaza permanente propia, deberán pedir un permiso para poder realizar el espectáculo en otros escenarios que deberán adaptar para su práctica.

Además, se propone además incluir un artículo a la ley que castiga el maltrato animal (1774 de 2016), para prohibir que cualquiera entidad territorial –bien sea nacional, departamental, distrital o municipal– utilice bienes públicos para la realización no solo de prácticas taurinas, sino también como el coleo, las riñas de gallos, las corralejas y las novilladas.

Redactado por: Nathaly Jiménez

Fuente: El Espectador