Para los equipos grandes los ingresos por concepto de las ventas de boletas a los estadios representan entre el 30 y el 40 por ciento del total de las entradas y los más afectados son las instituciones grandes de Bogotá, Medellín, Barranquilla, Manizales, Ibagué y Cali. Entre 18.000 y 20.000 millones de pesos dejan de recibir entre taquillas del torneo nacional y por compromisos internacionales. Además, por patrocinios y derechos de televisión otros 5.000 millones de pesos. Se estima que los ingresos bajaron cerca del 80 por ciento.

Así lo declaró Tulio Gómez Giraldo, en entrevista con el Tiempo, quien además, aseguró que los futbolistas están trabajando a pérdida, pero al clasificar a la Copa Libertadores eso les dará, de entrada, tres millones de dólares y eso atenúa el tema de las pérdidas. También, se valorizaron jugadores, por ende deben vender algunos para cuadrar caja.

“Se acordó la disminución de sueldos con algunos jugadores, salimos del técnico brasileño Alexandre Guimaraes y otros jugadores que representaban buena parte de la nómina; Si no jugamos con público la crisis de los equipos se va a agudizar. Sin taquilla y con más gastos la situación será grave. Junior y Nacional tienen músculo financiero que les ayuda a salir adelante.” aseveró el máximo accionista del América de Cali.