Según lo anuncia el gobernador Nicolás García, tomó la decisión debido a un bloqueo en las vías que imposibilita a los ciudadanos dirigirse a sus lugares de trabajo, así como la llegada de oxígeno para los enfermos del hospital San Rafael.