El 27 de abril en el país empezaron a regir unas nuevas normas las cuales pretenden proteger tanto la integridad de los ciudadanos como la economía. Entre estás reglas se estipuló la posibilidad de que los empleados de las empresas de manufactura y construcción podían volver a trabajar; sin embargo, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López y varios alcaldes, estuvieron en desacuerdo con el decreto, por dicha razón en algunos municipios y en la capital del país las personas no debían asistir a sus trabajos.

Un gran número de personas se dirigieron a laborar de manera habitual, sin tener conocimiento de los requerimientos y solicitudes realizados por Claudia López y demás alcaldes de municipios cercanos, por esta razón el Gobernador de Cundinamarca Nicolás García, a través de un video publicado en sus redes sociales, habló sobre la resolución 498.

La resolución 498 “establece la facultad de los alcaldes para que sean ellos quienes determinen que obra y que empresa de manufactura cumple los requisitos para poder reabrir”, afirmó Nicolás García. Es decir, a pesar de que el presidente Iván Duque decretó que dichos sectores debían abrir de manera normal, la situación de los municipios debe ser analizada por cada alcalde ya que son ellos quienes conocen las necesidades y requerimientos de estos lugares.

García afirmó que se debe comenzar “un proceso gradual de revisión por parte de los alcaldes” para que así se puedan proteger aún más la integridad de los ciudadanos y no poner en riesgo a las personas en un momento de vital importancia para la disminución en la curva de crecimiento de contagiados por el virus en el país.