Con una reducción del 20% en el número de quemados, comparado con el 2016, terminó el 2017 en los 116 municipios del departamento de Cundinamarca.

En la noche de Año Nuevo se presentaron tres casos de niños quemados en los municipios de La Mesa, Zipaquirá y Girardot, con los que se llegó a una cifra de 29 en el departamento, durante las festividades de fin de año: 10 niños y 19 adultos.

El balance fue presentado por el gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey Ángel, con el acompañamiento del Brigadier General, Luis Mauricio Ospina Gutiérrez, comandante de la Décima Tercera Brigada del Ejército Nacional; el coronel Jairo Baquero Puentes, Subcomandante de la Policía de Cundinamarca; la Defensa Civil; la Cruz Roja; Bomberos; la Dirección de Salud Pública; el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (CRUE), la Secretaría de Salud y todos los organismos de la gestión del riesgo y salud, que realizaron el balance de los principales hechos ocurridos en el departamento en la noche de Año Nuevo.

En el renglón de homicidios, se registró una importante reducción del 8% con respecto al año pasado, 36 casos menos. En este sentido, se destaca el comportamiento de la ciudad de Soacha, en donde no se presentó ningún caso en la noche de Año Nuevo, registrando una reducción del 17% frente a este delito.

En la noche del 31 de diciembre se presentaron tres muertes violentas en el departamento, en Villapinzón, Facatativá y Zipaquirá. El sábado, dos personas en el municipio de Guaduas fueron asesinadas, pero ya las autoridades están realizando trabajos de investigación para dar con la captura de los responsables.

Fuente: Secretaria de prensa y comunicaciones de Cundinamarca