Dos establecimientos farmacéuticos ubicados en el municipio de Cáqueza, la tienda naturista Yael y la tienda naturista del señor Pedro Pablo Álvarez Clavijo fueron clausurados temporalmente por la comercialización fraudulenta de 9.700 unidades de alimentos con fecha de expiración vencida, productos fitoterapéuticos, suplementos dietarios y medicamentos sin registro sanitario expedido por el Invima.

También se encontró que ninguno de estos establecimientos contaba con autorización de apertura por parte de la Secretaría de Salud de Cundinamarca, ni las condiciones técnicas, sanitarias y locativas necesarias para prestar estos servicios, incluidos los de terapias alternativas.

La Dirección de Inspección, Vigilancia y Control, ente encargado de tomar estas medidas sanitarias, evidenció la prestación de servicios de salud por parte de dos personas que no cuentan con formación académica y ofertan servicios de salud sin evidencia científica.

Fuente: Secretaria de prensa y comunicaciones de Cundinamarca