Desde que inició la propagación del Covid-19 el SENA ha desplegado su infraestructura, instructores y conocimiento para desarrollar productos y procesos que aportan soluciones a las problemáticas más urgentes. La mayoría de estas soluciones se dan gracias a la ciencia, la tecnología y la innovación que viene desarrollando la entidad de acuerdo a las necesidades económicas, tecnologías y sociales del país.

“Cuando inició esta contingencia nosotros vimos la oportunidad que se nos presentaba para ayudar, puesto que tenemos la infraestructura y la capacidad técnica para reaccionar de una forma ágil a la generación de soluciones que permitirán salvaguardar vidas”, manifiesta Mauricio Giraldo, líder de la Tecnoacademia.

En el Tecnoparque las radiografías son sometidas a un proceso de limpieza para retirar la tinta, que sostiene la careta se imprime en 3D, luego, la careta finalizada se esteriliza con ultravioleta. Las radiografías convencionales están hechas de PET (Polietileno tereftalato-poliéster), un polímero plástico de gran transparencia y dureza, muy resistente, tanto al desgaste y a los productos químicos. Además, es totalmente reciclable y respetuoso con el medio ambiente.

Para iniciar esta estrategia el Tecnoparque y la Tecnoacademia inició una campaña para que la gente les donara las radiografías que tenían en su casa y que ya no las necesitaran. A este llamado se unió Rotaract Colombia Clubes, quienes hicieron la recolección de 1.600 radiografías que donó el hospital San Antonio del municipio de Arbeláez (Cundinamarca).

Jhorman Gutiérrez, dinamizador del Tecnoparque, expresa que durante el proceso han encontrado aliados estratégicos para la fabricación y construcción de las caretas. “La comunidad de Makers Colombia, una red de personas naturales, se ha encargado de la fabricación de las diademas en 3D, también contamos con el apoyo de la Cruz Roja, la cual nos ha facilitado materiales y voluntarios que ayudan en el lavado de las radiografías y fabricación”.

Tomado de: Sena Cundinamarca