La Gobernación de Cundinamarca llegó hasta los municipios de Nemocón y Zipaquirá en un día histórico para su gente, ya que, después de 16 años se realizó con inmensa satisfacción la inauguración del puente en el kilómetro 54 del corredor férreo entre ambos municipios.

En medio del regocijo de la comunidad, se entregó esta obra de adecuación y conexión que, con una inversión de $1.075 millones distribuidos en $459.000 del ICCU y $616.000 de la Secretaría de Movilidad, le permitirá a las poblaciones recuperar el que fuera uno de sus principales atractivos turísticos más importantes y emblemáticos de esta región: el tren; y con él, su vocación turística.

Es importante recordar que, durante décadas, el tren fue el motor que permitió traer a propios y extranjeros hasta este paraíso que poseemos en Cundinamarca. Por eso la administración departamental puso su empeño en tomar esta oportunidad, y ante el clamor de las administraciones municipales, se dedicó a reponer y restaurar todo el corredor férreo y, particularmente, este pontón en el sector de La Esperanza sobre la quebrada El Amoladero (Zipaquirá) que era el que impedía que pasara el tren.

Renzo Sánchez, alcalde de Nemocón, reiteró la importancia de esta obra. “Este es un día histórico para nosotros porque la entrega del pontón significa el regreso del tren. Hoy se le devuelve a Nemocón uno de sus principales atractivos y parte de su historia. Estamos muy contentos y agradecidos con la administración departamental”.

Tomado de Prensa Cundinamarca