Las loncheras permiten complementar las necesidades nutricionales del niño o el adolescente durante el día, permitiéndole reponer la energía gastada durante las actividades diarias y mejorar su concentración durante el estudio. Deben aportan entre el 10 y 20% de las calorías totales diarias recomendadas.

Una lonchera bien preparada favorece el crecimiento y desarrollo adecuado de los niños y adolescentes, satisface sus gustos y ayuda a crear hábitos alimentarios sanos. Las loncheras deberán ser elaboradas y preparadas teniendo en cuenta todos los grupos de alimentos:

Frutas: Puede incluir todas las frutas enteras o en jugo. Si incluye la fruta entera, debe ir bien lavada o pelada y fraccionada en un recipiente de fácil acceso para el niño. Algunas de las frutas que se pueden incluir son: banano, guayaba, ciruela, mandarina, granadilla, manzana, pera, durazno, piña, fresa, mango, zapote, lulo, tomate de árbol, curuba, feijoa, naranja y mora; siempre será ideal aprovechar las frutas que se encuentren en cosecha.También se pueden incluir frutos secos como almendras, marañón, arándanos, nueces, maní, entre otros.

Verduras: Incluir verduras verdes y amarillas en las preparaciones que prefiera el niño. Por ejemplo, sándwich con lechuga y tomate, jugo de zanahoria, tortas de zanahoria, de ahuyama, de espinacas, entre otros.

Fuente: SDS, Comunicaciones prensa