La Corte Constitucional notificó, que los colegios deben brindar no solo labores para garantizar el estudio, sino también, deben proveer apoyo emocional a estudiantes que lo necesiten.

En consecuencia, de un caso de discriminación que se presentó en Antioquia desde el año 2018, hacia un joven que inició su transición a hombre trans y fue juzgado por compañeros, docentes y directivos; la Corte Constitucional hizo un llamado a las instituciones educativas sobre inclusión.

La Sala Octava de Revisión de tutelas de la Corte, que llevaba el estudio del caso, con ponencia del magistrado José Fernando Reyes Cuartas, concluyó que la institución educativa Sabaneta, donde el joven logró graduarse, debió implementar cuatro acciones de acompañamiento al estudiante, así como los demás colegios también deben hacerlo.

En primer lugar, se debe prestar el apoyo que el estudiante requiera durante su proceso de reafirmación de género sin imponer barreras administrativas durante su transición; también se deben promover formas acertadas de tratar la diversidad, resolver cualquier conflicto en la interacción docente-estudiante de manera imparcial y ejercer prácticas y talleres dentro y fuera del aula que le permitan al accionante volverse a sentir parte de la comunidad educativa como igual.

Así las cosas, la Sala notificó que los colegios deben promover la integración de los alumnos que hagan parte de esta comunidad y no apartarlos para que sus clases sean individuales y sin contacto alguno con sus compañeros, ya que se genera un hecho de discriminación.