Como resultado de las auditorías practicadas a las administraciones municipales del 2018 y 2019, por parte de la Contraloría de Cundinamarca; se dieron a conocer 32 hallazgos fiscales que suman posibles daños patrimoniales superiores a los mil millones de pesos en la provincia del Rionegro.

Las principales casusas de dichos detrimentos, son: la falta de seguimiento y vigilancia en la ejecución contractual, en especial de obra pública; deficiente manejo de los recursos girados por concepto de anticipos, mala planeación en los estudios previos, gestión fiscal antieconómica e irregularidades en pagos.

Así mismo, se detectaron 6 obras inconclusas: en La Palma, ejecución de proyectos de dinamizadores; en Yacopí, el suministro de dos aulas prefabricadas con destino a reubicación para las zonas de Agua del Perro y Collajera; en Pacho, construcción de vías urbanas del corregimiento de Pasuncha, y en Paime, la construcción de viviendas rurales y la ubicación de 47 de unidades sanitarias para el sector rural.

Estas cifras fueron informadas durante la primera audiencia pública de control social, presidida por el contralor de Cundinamarca, Edgard Sierra Cardozo, quien aseguró realizar periódicamente con cada una de las provincias del departamento, estas jornadas, generando espacios de interacción con los ciudadanos.

 

Tomado de: Sala de prensa – Contraloría de Cundinamarca