La diversidad biológica se define como la variedad de organismos vivos, siendo Colombia el segundo país con mayor biodiversidad, entre los 12 más biodiversos del planeta, por ello y gracias a que el departamento de Cundinamarca se encuentra ubicada en la cordillera oriental ha conservado gran variedad de ecosistemas: climas, flora y fauna con características de regiones fisiográficas únicas como el Valle del Magdalena, el Valle de los ríos Sumapaz, Bogotá, Rio negro y Alto Minero, además de los altiplanos o sabanas de Bogotá y Ubaté, que poseen las mejores condiciones climáticas del país.

Sin lugar a dudas Cundinamarca tiene los principales páramos como el de Sumapaz y Chingaza, haciéndola una región diversa de gran importancia en la función reguladora del recurso hídrico, albergando una riqueza biológica inigualable, en donde cada rincón de Cundinamarca nos habla de una región impetuosa y exuberante que se encuentra a tan solo 40 minutos desde alguna salida de la ciudad capital.

Por eso desde la Secretaría del Ambiente han encontrado algunos datos importantes para las áreas ambientalmente estratégicas, encontrando que hemos adquirido 8.300 hectáreas con una inversión aproximada de 22 mil millones para la protección de cuencas abastecedoras de acueductos y en las que quedaría inmerso la conservación del Oso de Anteojos en los páramos y el Colibrí en el clima templado, protagonistas de la preservación del bosque andino del territorio.

Tomado de: Sala de prensa Gobernación de Cundinamarca