Con el fin de proteger a los caninos que se encuentran en la calle, la fundación “Misión de Arca Luminosa” creó collares reflectados para que los conductores vean en la oscuridad a estos animales y eviten chocar contra ellos.

La defensora de animales, María Adelaida Aristizábal, fue quien tuvo la idea de realizar estos collares, debido a experiencias desafortunadas en las que presenció atropellos a perros de la calle. La decisión se tomó junto a un equipo pequeño que manufactura collares de color verde fosforescente y tiene una línea reflectada en el centro con la palabra “adóptame”.

En primera instancia, se propuso caminar por el municipio de Chía, dando alimento y poniendo estos collares a los perros que encontraran.

La fundación actualmente cuenta con 500 voluntarios los cuales complementan la labor de salvar vidas, el estilo de los collares cambió por una banda más reflectiva y por la frase “No estoy perdido, busco un hogar”.

 Si desea conocer más sobre el proyecto o desea participar ingrese a https://www.arcaluminosa.org/

Tomado de: Semana