Luego de una reunión entre el Ministerio de Educación y la gobernación de Cundinamarca, se decidió que, por el momento, los colegios del departamento no podrán iniciar clases presenciales.