Con el fin de aunar esfuerzos para el fortalecimiento de la gestión ambiental a través de la formulación, estructuración y ejecución de proyectos de investigación dentro de Madrid, el mes pasado se realizó la firma del convenio entre la Administración Municipal, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca – CAR y el Laboratorio de Innovación Ambiental de Mosquera.

Mediante una reunión formal llevada a cabo en el Edificio de la CAR en la ciudad de Bogotá, la firma fue precedida por el señor Alcalde de Madrid Orlando Cardona Rojas y el director de la CAR Néstor Guillermo Franco con el acompañamiento de la Secretaría de Desarrollo Económico y Ambiente de Madrid.

En la firma del convenio, el señor Alcalde indicó “la idea es permitir que los estudiantes madrileños de maestrías inviertan en investigación, desarrollo e innovación, enfocados en el fortalecimiento de medio ambiente de Madrid”. Es la primera vez que la CAR firma este tipo de convenios con un municipio de su jurisdicción.

El primer diagnóstico dentro del acuerdo a nivel macro es el Regiotram, uno de los proyectos de movilidad más importante del país en los últimos años, donde se proyecta desarrollar un corredor férreo entre Facatativá, Madrid, Mosquera, Funza, Fontibón, Puente Aranda y La Candelaria (en Bogotá). El objetivo es realizar la investigación y el análisis del impacto sonoro generado por la operación del Regiotram de occidente y con modelación de fuentes sonoras del municipio.

El plazo de ejecución de este convenio será de 3 años, con una fecha de inicio del 30 de abril 2019, finalizando el 29 de abril 2022.  Se invertirán cerca de $83.244.660 millones de pesos, discriminados de la siguiente manera: la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca – CAR efectuará un aporte cuyo valor se estima en $57.400.816 y el municipio de Madrid efectuará un aporte cuyo valor se estima en $25.843.844.

Trabajar mancomunadamente ha sido el llamado del Gobierno de los Buenos Vecinos con el propósito de desarrollar nuevas estrategias encaminadas en el desarrollo urbano sostenible de la sabana.

Tomado Prensa Alcaldía de Madrid