El 19 de junio, el brigadier de la Policía Metropolitana de Bogotá, general óscar Gómez, informó sobre la captura de siete policías que laboraban en la localidad de Fontibón, y permitían las ventas de estupefacientes y licor adulterado, así como fiestas clandestinas durante la cuarentena.

Las capturas se lograron gracias a las denuncias de la ciudadanía, sobre algunos patrulleros de la estación de policía de esta localidad, quienes presuntamente tenían vínculos en hechos de corrupción, por lo cual, se dio inicio a una investigación.

Hombres de contrainteligencia de la Policía y un grupo de investigadores de la Fiscalía siguieron los pasos de los uniformados señalados y lograron evidenciar que un capitán, un teniente y cinco patrulleros habían estado favoreciendo a los encargados de varios establecimientos comerciales de la localidad.

Fuentes: Noticias RCN – Periódico de Fontibón.