Cundinamarca

¿Podría haber agua en el desierto?

El viernes 6 de marzo se inauguraron en Bahía Hondita, Alta Guajira, 150 hidropaneles que le proporcionan agua potable a una comunidad de 430 indigenas Wayuú. En Bahía Hondita como en la mayoría de lugares de La Guajira, tener acceso a agua potable es un privilegio.  Según datos del Ministerio de Vivienda, en el departamento solamente el 4% de la población rural tiene acceso a este servicio. La comunidad de 430 indigenas Wayuú que habita Bahía Hondita, tenía que caminar varios kilómetros para poder tener acceso a este recurso que era extraído de pozos profundos. Aunque el agua extraída no es apta para el consumo humano, era la única opción que tenían para suplir sus necesidades.

En diciembre del 2019 la empresa estadounidense Zero Mass Water a través de Conservación Internacional, realizó una donación de 150 hidropaneles que producen agua potable a partir de la humedad del aire y de la energía solar. «La razón por la que escogieron a la población de Bahía Hondita es que, desde hace diez años, Conservación Internacional llegó a un acuerdo con la comunidad por el cual ellos dejarían de consumir tortugas como alimento, y empezarían a velar por su conservación.» Asegura Wandy Rodriguez, Coordinadora de comunicaciones de Conservación Internacional Colombia. «Gracias a este proceso, Bahía Hondita es la única comunidad Wayuú en la que actualmente las tortugas tienen un mayor valor vivas que muertas, y se han logrado mejorar los ingresos económicos de las familias a través de la comercialización de mochilas típicas y la creación de un fondo comunitario” Dice Fabio Arjona, Vicepresidente Conservación Internacional Colombia.

Tomado de: Diario El Espectador