Desde la época preindustrial, los océanos del mundo se han calentado en promedio 1 °C como consecuencia del cambio climático. Un estudio publicado en Nature en 2013 reveló que los cambios en la distribución, abundancia y estacionalidad de las especies marinas eran coherentes con las que se esperaban del cambio climático. Ahora, un equipo de investigadores liderados por la Universidad de Bristol (Reino Unido) quiso averiguar cómo está cambiando la abundancia de las especies a través de un rango latitudinal y añadir más especies al trabajo anterior. Así, confirmaron que el aumento de las temperaturas ha provocado modificaciones en la abundancia de 304 especies marinas en el último siglo. Los resultados de la investigación, publicados en la revista Current Biology, muestran que los aumentos han sido más destacados cuando el muestreo ha tenido lugar en la región polar de las áreas de distribución de las especies, mientras que las disminuciones han sido mayores cuando este ha tenido lugar en la zona ecuatorial.

“Los hallazgos muestran que el cambio climático está afectando a las especies marinas de una manera muy consistente y no trivial. Si bien parte de la vida marina puede beneficiarse a medida que el océano se calienta, en el futuro veremos una continua pérdida de vida marina”, comenta a Sinc Martin Genner, ecologista evolutivo de la universidad británica y autor principal del trabajo. Los investigadores encontraron la misma tendencia en todos los grupos de vida marina que observaron, desde el plancton, los invertebrados marinos, los peces hasta las aves marinas. “Esa tendencia es abrumadora, pero hay algunas, por supuesto, que no encajan”, expresa Genner.

Publicidad

Según el investigador, cuando la gente piensa en que el cambio climático afecta a las especies marinas, a menudo piensa en la llegada de nuevas especies de aguas cálidas. Lo importante de este estudio es que no habla de la reubicación o la migración porque “la mayoría de las especies marinas no pueden moverse libremente hacia los polos para encontrar agua de la temperatura adecuada a medida que el clima se calienta, sino que tienen que lidiar con el calentamiento de las aguas en sus hábitats”.

“Vemos especies, como el pingüino emperador (Aptenodytes forsteri), que se vuelven menos abundantes a medida que el agua se calienta en su borde ecuatorial, mientras que algunos peces, como la lubina europea prospera en lugares donde eran poco común”, cuenta.

Tomado de: Diario El Colombiano