Con el fin de brindar mayores oportunidades a las personas de adquirir vivienda y pagarla cómodamente, el Ministerio de Vivienda en apoyo con el Gobierno Nacional incrementó la relación cuota-ingreso de 30% a 40% para la compra de vivienda de Interés Social (VIS).

Esto permitirá que hogares de bajos ingresos que actualmente se encuentran excluidos del acceso a la financiación de vivienda, y que, por lo tanto, no han podido comprar una casa propia, puedan hacer su sueño realidad, ya que podrán pagar la vivienda de acuerdo a los ingresos que devenguen.

 “La modificación de este parámetro es una medida muy importante que apunta a ampliar el acceso al crédito y permitirá que más hogares adquieran una vivienda propia pagando lo mismo o incluso menos de lo que pagan hoy por un arriendo”, afirmó Jonathan Malagón, ministro de Vivienda.

Esta medida implica un impulso adicional para la compra de vivienda de Interés Social en el país, y es una potencial fuente de beneficios en términos de inclusión, acceso a vivienda y profundización de la cartera hipotecaria.

Por ejemplo: Si una familia registraba $1 millón de pesos de ingresos, no podía pagar una cuota mensual de más de $300 mil pesos; ahora, con el incremento del porcentaje, podría destinar hasta $400 mil pesos para el pago de su crédito de vivienda.

Cabe destacar que este ajuste se aplica tanto a créditos para la adquisición de vivienda como a operaciones de leasing habitacional.